La desilusión del sistema de justicia

Columnas y Artículos

No es un asunto sorprendente escuchar críticas y comentarios respecto al sistema de justicia chileno junto a un suspiro desilusionante; muchos profesionales humanistas han intentado estudiar esta desilusión y encontrar elementos en común que pudieran darnos más información sobre ella, incluso buscando generar espacios interdisciplinarios -instancias en donde aparece la ciencia del Derecho- con la intención de proponer soluciones de mejoría.

En el último tiempo, se han promovido las instancias de mediación y acuerdos en tribunales para evitar sobrecargar el sistema y aminorar los costos que significa un proceso completo, pues, como el famoso dicho "más vale un mal acuerdo que un buen pleito", las transacciones tienen la posibilidad de ser una situación "ganar-ganar", contrastando notoriamente la dualidad "ganar-perder" de un juicio.

Así, la promoción que el legislador recomienda hacer a los jueces tiene que ver con disminuir la mayoría de las externalidades negativas de la judicialización, y de contar con una buena capacidad de mediación los profesionales que representan a las partes, la posibilidad de cumplir aquel objetivo es grande.

No obstante, la desilusión de las personas con el sistema de justicia es un problema -valga la redundancia- sistemático. No solamente se trata de un mundo con un lenguaje propio, sino que también con tiempos y rituales pertenecientes a esta naturaleza fuera de lo común, lo que viene a significar que todos quienes trabajamos como funcionarios o auxiliares de la justicia trabajemos dentro de los más altos estándares humanos. A fin de cuentas, todos necesitamos un trato amable y empático al acercarnos al sistema judicial.

Finalmente, aunque la promoción de acuerdos y mediaciones sea una forma de disminuir los tiempos y costos de tramitación en ciertos casos, creo firmemente que no podemos olvidar los intereses de nuestros representados ni el trato que le damos a ellos y a nuestros colegas y contrapartes, y aunque parezca difícil imaginarnos superando aquellos roces, no hay que olvidar que hace miles de años nos parecía imposible establecer un método de resolución de conflictos distinto a la autotutela, no obstante, aquí nos encontramos. Avanzando.

Ignacia Vergara Caroca
Abogada
Pontificia Universidad Católica de Chile

Rancagua

33°

Soleado
San Fernando

34°

Soleado
San Vicente

35°

Soleado
Pichilemu

18°

Soleado
Santa Cruz

34°

Soleado