Municipio reconoció a mamás longevas del sector urbano y rural

Noticias
Tipo de Letra

Porque mamá hay una sola, había que celebrarlas en su día. Ese fue lo que hizo la Oficina de la Mujer de la Municipalidad de San Fernando, que visitó a dos longevas mujeres, una del sector urbano y otra del mundo rural, con el objetivo de reconocerlas en el marco del Día de la Madre.

Las integrantes de la Oficina de la Mujer se trasladaron inicialmente a la localidad de Agua Buena, donde tras un recorrido a campo traviesa, visitaron en su casa a la señora Rosa Ester Castillo Lizana, quien con mucho esfuerzo ha dedicado gran parte su vida a la crianza de sus 16 hijos.

En la actualidad, la señora Rosa, a sus 87 años, se mantiene activa y goza de una excelente salud, la cual incluso le ha permitido no necesitar atenciones médicas en el transcurso de los últimos años.

Para festejarla, la voluntaria de la Oficina de la Mujer, Marybel Villa, visitó a la octogenaria mujer en su vivienda, literalmente emplazada a los pies de un cerro, donde se le hizo entrega de presentes en reconocimiento al sacrificio y empuje para sacar adelante a su familia, tras haber enviudado hace ya más de tres décadas.

La matriarca, nacida en el sector cordillerano de Los Alpes, reconoce con orgullo y alegría el haber sido ser madre y poder contar aún con 15 de sus hijos vivos (nueve hombres y seis mujeres). De ellos, seis habitan en el mismo terreno, por lo que jocosamente sostiene que está siempre acompañada de sus seres queridos. Además, como un regalo de vida, dice emocionada que es abuela de 22 nietos y dos bisnietos.

Orgullosa, la señora Rosa rememora el esfuerzo de haber criado a sus hijos y sus desvelos para alimentarlos, vestirlos y darles educación.

Pese a su avanzada edad advierte que es una persona activa, lo cual le permite dedicar parte de su tiempo al cuidado de su veintena de mascotas, entre gatos y perros que recorren el campo.

Posteriormente, las integrantes de la Oficina de la Mujer se trasladaron hasta una vivienda de la Calle Carampangue, conde compartieron con la señora María Inés Arriagada Tapia y a su numerosa familia.

"Esto es algo muy bonito, ya que nunca pensé me vinieran a ver en el Día de la Madre. Estoy muy feliz", señala la señora María Inés, que a sus 93 resalta que tuvo 12 hijos, a quienes se suman 31 nietos, 28 bisnietos y una tataranieta.

Mientras comparte con los suyos, esta longeva madre recuerda sus años de juventud y detiene su mirada en su numerosa familia. "He sido feliz con cada uno de ellos", señaló./