Defensoría Penal Pública logra sustituir pena de interna cuya hija permanece con riesgo vital

Noticias

La mujer tuvo la cesárea el 5 de junio y su hija sufrió un paro cardiorrespiratorio que la mantiene grave en el Hospital Clínico de la Universidad Católica.

Fueron días terribles, comenta la Gendarme del Complejo Penitenciario de Rancagua que tenía a su cuidado a la joven madre. Ella lloraba desconsolada el día entero, se culpaba por estar presa sin poder cuidar a su bebé que permanece grave y que tuvo que ser trasladada por urgencia a Santiago.

Alertado del caso, el Defensor Penitenciario de Rancagua, Mariano Rubio, elevó una solicitud al Tribunal de Garantía de La Unión – desde donde provenía la interna – para sustituir la condena y argumentando razones de salud y humanitarias, solicitó a la magistrado, Alodia Prieto, dar a la madre la posibilidad de cumplir su condena temporalmente  en reclusión domiciliaria con un permiso especial para viajar a la capital y poder acompañar a su hija tres veces a la semana, según el horario entregado por el hospital.

En esta gestión también fue importante el apoyo de Gendarmería, cuya asistente social, Carolina Alarcón, señaló que el hospital penal no tiene la capacidad de atender a una recién nacida con problemas de salud y menos, trasladar a la interna para las visitas a su hija.

Así las cosas, el Tribunal accedió a la solicitud de la defensa, otorgando una sustitución temporal  de la pena con el compromiso que cuando la menor se encuentre estable, la medre puede ingresar  junto a ella al módulo especial de la cárcel de Rancagua para seguir cumpliendo su pena de manera efectiva.