El desafío del parto respetado en tiempos de Covid

Noticias

La Mesa de Humanización Gineco-Obstétrica de la región de O´Higgins preparó una serie de indicaciones para los equipos clínicos que atienden los partos.

Entre el 18 y 24 de mayo se conmemora en todo el mundo la Semana del Parto Respetado, pero este año fue distinto porque nuestro país y el mundo viven tiempos difíciles en medio de la pandemia que ha causado el Covid-19, obligando a modificar los protocolos de partos y las atenciones de salud.

Preocupados ante esta situación, la Mesa de Humanización Gineco-Obstétrica de la región de O´Higgins estableció una serie de recomendaciones dirigidas a los equipos clínicos que atienden los partos en la Región.  Es así como el grupo de profesionales pretende resguardar a las madres y sus bebés ante posibles contagios. Y a su vez, respetar los derechos de ambos en la atención del parto.

Al respecto, Aida Gálvez, matrona y asesora programa de Salud de la Mujer de la Dirección de Atención Primaria del Servicio de Salud O´Higgins, manifestó que “todos los años, en la conmemoración de la Semana del Parto Respetado, se maneja un lema y en esta ocasión es "Mi decisión debe ser respetada". El objetivo tiene relación con promover un nacimiento digno y respetar los derechos de la mujer y su familia durante este proceso tan especial. Si bien es cierto existe un contexto epidemiológico complejo, debemos impulsar ambos preceptos”.

Por su parte, Gabriela Pérez, matrona del Hospital Regional LBO, apuntó que “en estos tiempos de pandemia debemos favorecer la comunicación con familiares. Brindar un trato cordial y respetuoso. A su vez, considerar las decisiones de las madres y del equipo e informarlas. Si las condiciones lo permiten, el personal puede mostrar su rostro para que la gestante conozca a la persona tras los elementos de protección, contribuyendo a la humanización de la atención. Debemos observar todos los aspectos para lograr entregar una atención humanizada y respetada en tiempos de Covid”.

Cabe mencionar que esta iniciativa se desarrolla desde el año 2004 y fue creada por la Asociación Francesa por el Parto Respetado y ha sido impulsada por la UNICEF, y el propósito es generar conciencia, para que el nacimiento vuelva a ser considerado un proceso natural, en el cual se respeten los derechos de la madre y el bebé.