Sidebar

Menú

lunes - 27 de septiembre, 2021

Weather: 13°C

"Santa Rosa de Pelequén" Una mirada a la construcción de imaginarios religiosos en la ruralidad de la región de O´Higgins

Columnas y Artículos

Por Salvador Pizarro Luco
de El Naranjal - San Vicente de Tagua Tagua

Historiador. Licenciado en Historia por la Universidad Católica de la Santísima Concepción. Estudiante de Magister en Desarrollo Rural, Universidad Austral. Docente de Historia, LICAP. Texto extraído de la investigación propia titulada "Santa Rosa de Pelequén y nacionalismo católico

Fotografía desde la carretera panamericana, década de 1950.

Se fue agosto, y en la retina de nuestra región está la imagen de Santa Rosa de Pelequén. Una curiosa figura femenina de la sexta región, que técnicamente representa a la virgen de Santa Rosa de Lima, Perú.

Cuentan los relatos locales, y específicamente el de Regulo Osorio, poeta oriundo de Pelequén, quien, una década atrás mencionó lo siguiente: "Luego de la confrontación del ejército chileno con las tropas perú-bolivianas, un capitán del ejército chileno se radica en las costas de Pichilemu, en pleno invierno. Traía consigo un cholito. Este cholito se robó en un incendio de un templo en Lima la imagen de Santa Rosa. Producto del duro invierno, y por necesidad de emergencia, este cholito llega a parar al fundo de María Teherán. No se sabe con exactitud la muerte del cholito. Sin embargo, si se tiene conocimiento, que la imagen de la virgen fue puesta en una esquina de la casa patronal. Poco a poco comenzó a llegar gente para venerar a la santa, hasta que un día llegó un santiaguino a ofrecer dinero a la virgencita. La virgen se mantuvo en Pelequén hasta 1867, luego de eso, fue trasladada al curato de Malloa."2

La imagen de Santa Rosa de Lima no fue conocida en el departamento de Malloa en primeras instancias, en la Guerra del Pacifico. El primer contacto que existió entre esta virgen con la comunidad fue durante la guerra de la confederación perú-boliviana. Sin embargo, cuando su imagen y devoción causó mayor relevancia, fue en pleno proceso de la Guerra del Pacifico, esto a fines del siglo XIX.

La respectiva devoción que provocó la imagen de Santa Rosa de lima en el pueblo de Pelequén, evidencia el fuerte impacto social que se desprendió de la Guerra del Pacifico, estableciendo cambios dentro de las dinámicas sociales, en conjunto con el perfil moralizador que estaba ejerciendo la Iglesia Católica, en manos del arzobispo de Santiago, Rafael Valentín Valdivieso.3

Analizar el impacto que causó la Guerra del Pacifico en los imaginarios colectivos de Pelequén, funciona como una herramienta eficaz a la hora de comprender cuáles fueron los engranajes que gatillaron la construcción de la identidad nacional, en este caso, la memoria colectiva de la historia campesina rural de nuestro valle. Además, se puede dar fe, que dicha identidad nacional perdura en pleno siglo XXI, gracias al patrimonio inmaterial que se desprende de la fiesta religiosa de Santa Rosa de Pelequén.

¿El motivo? Existe la peculiar veneración a la imagen de una mujer, en este caso denominada "Santa Rosa de Pelequén". Hasta el 2019, miles de personas asistieron a este lugar perteneciente a la comuna de Malloa, y en la actualidad, solo existen lamentos de no poder asistir por el Covid-19.

La doctora en Antropología María Elena Acuña en el artículo "Género e Identidad: Algunos Elementos de Discusión del Culto a Santa Rosa de Lima en la Zona de Pelequén." plantea que la imagen de la "rosita" en algunos sectores se la considera como benefactora de la pequeña agricultura campesina, por lo tanto, presenta un respaldo importante de la población rural, situación que se verifica el 31 de agosto, día en que la presencia de campesinaos/as es mayoritaria.

Campesinos y campesinas en la fiesta de Santa Rosa. Década de 1950.

Santa Rosa beneficia a los campesinos cuando media entre ellos y la naturaleza, lo inesperado y lo imponderable, desafiando incluso, hasta los efectivos redobles, que tanta atención ponen los campesinos el mes de enero. Cabe destacar que la tradición oral nos entrega la información que en la zona, el día de "Santa Rosa" siempre llueve. Agosto se considera como un mes poco lluvioso, y por lo tanto de cierta tensión para los agricultores, situación que siempre se resuelve el día de Santa Rosa, bendición para los agricultores campesinos y castigo para los vendedores de la feria.4

En la década de 1950, esta tradición ya era panorama obligado por la fe católica, sin embargo, el medio de transporte -para algunos- en relación con la actualidad, no era el auto; era el tren. El famoso ramal "Las Cabras-Pelequén".
Como reflexión final, Santa Rosa podría ser considerada como la figura religiosa en la cual se realiza una síntesis de la identidad nacional en la zona central del país. Su imaginario no sólo presenta elementos importantes para discutir sobre la construcción y determinación de las relaciones de género en un sentido clásico, sino que en conjunto con éstos describe como -probablemente- se articula la identidad nacional campesina, en torno a la imagen de una mujer con características interétnicas, donde la masa de campesinas y campesinas, han depositado su fé por más de 150 años de historia nacional.

Pelequén, ni comuna ni barrio, tampoco perteneciente a alguna capital provincial. Pero, sin duda, Pelequén junto a "Rosita" tienen un espacio en nuestra memoria y patrimonio inmaterial. Cada año, los días previos al 30 de agosto, ya se está comentando de una posible visita al templo. Sin embargo, la peripecia de la pandemia ha negado la planificación a Santa de Rosa de Pelequén, en sus diversos formatos, ya sea en auto, en una micro galgo o simplemente a pie.
El fotógrafo preparando las máquinas. La pose más fresca para el clic, Pelequén década de 1950.

1 Historiador. Licenciado en Historia por la Universidad Católica de la Santísima Concepción. Estudiante de Magister en Desarrollo Rural, Universidad Austral. Docente de Historia, LICAP. Texto extraído de la investigación propia titulada "Santa Rosa de Pelequén y nacionalismo católico

Una mirada a la construcción de imaginarios colectivos durante la Guerra del Pacifico
1879-1889", 1 de diciembre del 2017.

2 Proyecto FONDART regional 2010 "Vida de Santa Rosa". Claudio Goycoolea Cifuentes. Año 2010. Entrevista a: Regulo Osorio, poeta local.

3 Pelequén, comuna de Malloa, sexta región del libertador Bernardo O'Higgins. Santuario santa Rosa de Pelequén, 1897, inventario de la parroquia, redactado por Bernardo Santibáñez, primer párroco del santuario.

4 Acuña, Maria Elena (1995). Género e Identidad: Algunos
Elementos de Discusión del Culto a Santa Rosa de Lima en la Zona de Pelequén. II Congreso Chileno de Antropología. Colegio de Antropólogos de Chile A.G, Valdivia. p.p 7