Educación pública y desmunicipalización

Columnas y Artículos

Mucha agua ha pasado bajo el puente desde 1986, cuando en plena dictadura se ejecutó el traspaso de las escuelas y liceos a los municipios, iniciándose así, un debilitamiento sostenido de la Educación Pública.

Desde que hace 36 años entró a regir en el país la administración municipal de la enseñanza, diversos especialistas alertaron que el sistema sería un rotundo fracaso, debido a que se traspasó una responsabilidad a quienes no eran expertos en el tema.

Para nadie es un misterio que a nivel país la educación pública escolar se encuentra hoy en una situación compleja, con una matrícula cada vez más reducida, desfinanciamiento en los municipios e incumplimiento de compromisos con los docentes y asistentes de la educación.

San Fernando, al igual que la mayoría de las comunas, no ha estado ajeno a este sombrío panorama. Ya el año 2015 señalamos que la educación debe ser un derecho garantizado por el Estado, manifestando que el proceso de municipalización se ha traducido en una pesada mochila para los gobiernos comunales.

"El traspaso de la administración de los establecimientos educacionales desde el Ministerio a los municipios se hizo en la década de los 80, no contando, debido a los complejos momentos que se vivían en el país, con la participación de los actores sociales involucrados y protagonistas en el tema", declaramos en la época.

Este 1 de enero comenzó oficialmente el trabajo del Servicio Local de Educación Provincial de Colchagua, estamento que administrará en nuestra comuna 21 establecimientos educacionales y cinco jardines infantiles VTF.

El proceso de desmunicipalización es un paso trascendental para la educación escolar, cuyos principales actores, docentes, asistentes y estudiantes, llevaban años demandando que el Estado volviera a hacerse responsable por la educación pública, en la que en la actualidad estudian cerca de 1.300.000 alumnos, un 36 por ciento del total de escolares que tiene el sistema.

Conscientes de este importante cambio, en San Fernando, donde contamos con un cuerpo de docentes y asistentes comprometidos con la educación de nuestras niñas y niños, en los últimos años hemos mejorado la infraestructura de las unidades educativas.

Tal es el caso de la Escuela Antonio Lara Medina de la localidad rural de Roma, que data de la década de 1950 y que fue sometida en los últimos meses a una remodelación integral.

Asimismo, nuestros alumnos mejoraron en la prueba Simce aplicada en octubre 2019 a los 8° básicos de todo el país, a fin de medir los conocimientos en Lectura, Matemática, Historia y Geografía y Ciencias Sociales.

Los mayores alzas las experimentaron los colegios rurales Abraham Lincoln de Agua Buena y Gaspar Marín de la Marinana, destacándose por sobre la media nacional y en comparación con los colegios particulares subvencionados de nuestra comuna, lo que es un gran logro.

Igualmente, durante la actual administración comunal, la angustia y desesperanza que cada fin de año afectaba a un grupo de asistentes de la Educación quedó definitivamente atrás.

Estos trabajadores, que cumplen un rol fundamental en el proceso educativo, cuentan ahora con contratos indefinidos, lo que les permite recibir sus sueldos los meses de enero y febrero, como siempre debió haber sido.

Sin embargo, a estas buenas noticias, debemos sumar la pesada deuda que arrastran los municipios con los docentes y asistentes, algo, que a nuestro juicio, requiere una intervención directa del Estado, tomando en cuenta la crisis económica y sanitaria que enfrentamos como país.

Por Luis Berwart Araya, Alcalde de San Fernando