El año de la Chicharra en el cerro Lircunlauta y Cumbre Pangalillo

Columnas y Artículos

A mediados del mes de diciembre del año 2020, un amigo me pidió que lo acompañara y guiara por los senderos del cerro Lircunlauta que conducen a la cumbre Pangalillo, con la idea u objetivo que su hija de 10 años conociera la naturaleza vegetal nativa explicada por su padre en directo.

El acceso se inicia en el plano de San Fernando a 325 mts. snm (sobre el nivel del mar) para llegar después de una caminata cerro arriba por aproximadamente 2,15 horas a la cumbre de 1.080 mts. snm. Respecto de la flora nativa se inicia el ascenso en medio de un tupido y denso bosque esclerófilo, donde hay peumos, boldos, maquis, quilas, litres, etc. Más arriba está el bosque caducifolio de robles, que también se le llama "La roblería del cerro Lircunlauta", esos dos tipos de bosques nativos son los más cercanos a la ciudad de San Fernando. Y a mayor altura, incluida la cumbre, hay una vegetación dominada por matorrales o arbustos con pocos árboles.

En esta excursión lo que más me llamó la atención fue que a mediados de este mes de diciembre del año 2020, habían emergido de la tierra por miles las chicharras (cigarras) y cantaban o emitían sus fuertes, estridentes y continuos sonidos produciendo un gran chicharreo. Algunas al volar chocaban en mi cuerpo parándose en mis vestimentas. Habían chicharras desde la parte baja de la roblería hasta en la base de la torre de CONAF y de la ONEMI que están en la cumbre llamada Pangalillo.

Las chicharras pertenecen a la familia de insectos "cicadidae" y en Chile habitan varias especies distribuidas a lo largo del país.

En las partes del suelo sin vegetación del sendero se podían apreciar gran cantidad de hoyitos por donde cual zombies emergieron las ninfas para luego trepar a los vegetales y ahí transformarse en chicharras, saliendo de su primitiva caparazón despliegan sus alas transparentes dejando su anterior y reseca caparazón. Estos insectos vuelan por cortos tramos, pues son un tanto corpulentos y del tamaño aproximado al de una barata (cucaracha) adulta.

Son los insectos machos los que mediante un aparato fonador de gran potencia para su tamaño producen el continuo y estridente canto, sonido o ensordecedor ruido. La etapa de chicharra o insecto adulto dura unas dos semanas y desde que emerge de la caparazón de ninfa ya vienen formadas y maduras sexualmente, de tal forma que el objetivo natural de toda esta generación de miles de ejemplares es reproducirse, y los machos con su sonido atraen a las hembras y después ellas ponen sus huevos fecundados en las ramas de vegetales, y cuando estos huevos dan origen a larvas estas caen al suelo y ahí bajan al subsuelo y pasaran varios años alimentándose de las raíces vegetales hasta que en varios años en el futuro emergerán a la superficie, treparan a algún lugar alto y ahí abandonaran sus formas extrañas apta para perforar la tierra y se convertirá en una hermosa y alegre chicharra cantora ¿Cuándo emergerán? ¿En cinco o diez años?, algunas especies en otros países tienen ciclos de vida bajo tierra de 17 años. Yo en realidad no se casi nada de estos habitantes nativos de nuestra comuna, y quizás este artículo sirva de referencia a algún estudioso o curioso por la entomología en el futuro.

Pedro Marchant Villanueva
Profesor Liceo Neandro Schilling
San Fernando