No seamos la Cigarra

Columnas y Artículos

La Hormiga y la Cigarra, es una fábula que cuenta de una hormiga que trabajaba duro en verano, para tener alimento para el invierno, mientras una cigarra se dedicaba a "pasarlo bien" y se burlaba de la hormiga trabajadora. Con el tiempo llegó el invierno, y mientras la hormiga trabajadora y previsora estaba en su refugio abrigada y con alimento; la cigarra se quejaba de su mala suerte, del frío y falta de alimentos en que se encontraba.

No sé por qué me acordé de esa fábula en estos tiempos, quizás es el calor de verano y la preocupación subconsciente sobre qué pasará cuando se acabe el último 10%, ya saben a qué me refiero, que de 10 en 10 se llega al 100%. ¡Ojo piojo! No nos riamos tanto de las hormigas, si al llegar el invierno nos vemos como la cigarra.

Evidentemente, en algunos casos el 10% será bien usado en necesidades urgentes, la advertencia entonces vaya para quienes no estando en tales urgencias, se sientan tentadas en comportarse como la cigarra.

Quizás algunos argumentarán que, considerando la incertidumbre sobre el sistema de pensiones cuyo proyecto de reforma se encuentra en el Congreso, y la incertidumbre sobre el proceso constituyente que se avecina, más vale gastarlo todo. Sin embargo, ese argumento más parecería a una excusa de la cigarra, diciendo que al no saber cómo sería el invierno, más convenía disfrutar el verano.

Siempre estas decisiones son complejas y la prudencia debe guiarnos al equilibrio, por eso no es posible entregar en estas líneas la regla y medida para todos, más bien un consejo: movámonos con responsabilidad y prudencia según la situación de cada uno, para ahorrar o utilizar ese 10% de una manera previsora, y no a relajarnos durante este verano a la espera del invierno: seamos como la hormiga y no como la cigarra.

Enrique Estay Cuevas
Abogado Universidad Católica. Asesor en Derecho Constitucional.