El Acuerdo Nacional y las Propuestas de los Comunistas

Columnas y Artículos

Nuestro país con más 225 mil casos de coronavirus, al momento en que se redacta esta columna, se pone entre los 10 países del mundo con tasas más altas de esta enfermedad. Tristemente, la mortalidad también ha subido alcanzando valores que ya han rebasado los 150 fallecidos por día.

Nuestra región de O’Higgins ya sobrepasa los 3 mil casos de Covid-19 confirmados y los 44 fallecimientos, lo que llevó a las autoridades a declarar cuarentena total para las comunas de Rancagua y Machalí.

Enterados también estamos, de la catástrofe que comienza a vivirse en el ámbito social, laboral y económico. La falta de trabajo se manifiesta en las cifras, en el trimestre febrero-abril de 2020, la estimación de la tasa de desocupación nacional fue 9,0% según datos del INE, pero según analistas llegaría al 15%, con perspectivas de que siga subiendo.

Solo para ver un aspecto de la crisis en desarrollo, basta observar la larguísima fila de trabajadores que tramitan sus subsidios de cesantía, que cada día se ve en la calle Chacabuco de San Fernando, fuera de las oficinas de la Administradora de Fondo de Cesantía (AFC) de nuestra ciudad.

Todo esto configura un contexto poco alentador, pero ineludible a la hora de revisar las medidas que desde el gobierno de Sebastián Piñera se implementan para enfrentar la situación.

Más allá de acciones particulares, que hemos tratado en anteriores ediciones de esta misma columna, queremos poner la atención respecto del llamado a un Acuerdo Nacional de las fuerzas políticas del país. El llamado a este tipo de acuerdos es ya una estrategia conocida del gobierno de Piñera en momentos de crisis, ya fue usado por el ejecutivo en noviembre 2019, para enfrentar el estallido social, y ahora al tenor de la crisis del coronavirus el llamado es parecido: se convoca solo a las fuerzas políticas, se excluye al movimiento social y se pautean los temas a tratar de acuerdo al interés particular del gobierno.

Al respecto la opinión del Partido Comunista -que el 4 de junio pasado cumplió 108 años al servicio de la clase trabajadora-, y en palabras de nuestro presidente Guillermo Teillier, "esta propuesta la hace el Presidente de la República cuando ya está claro que las medidas que ha tomado el ejecutivo en general han fracasado, frente a la necesidad de detener la velocidad del contagio con el Covid-19".

Sostuvo que "nos parece que hasta ahora el Presidente Piñera nunca ha escuchado las propuestas que se han hecho, entonces esto viene a ser como una fórmula para diluir la responsabilidad que le es propia. Porque bajo esta situación de emergencia, el Presidente si tuviera voluntad política, sin necesidad de un acuerdo o pactos, tiene todas las atribuciones para tomar todas las medidas necesarias y pertinentes, sanitarias, financieras y de otra índole, que puedan contribuir a detener el contagio, y también asumir formas de paliar la grave crisis económica que afecta a la mayoría de las chilenas y chilenos".

Asimismo, Teillier puntualizó que "si hay algún proyecto que realmente favorezca a la mayoría del país, a los trabajadores y trabajadoras, adultos mayores, jóvenes, mujeres, pueblos indígenas, los vamos a aprobar sin duda alguna. Pero un acuerdo con el gobierno mientras no estén claras las cartas sobre la mesa, por ahora decimos francamente no".

Por otro lado, me parece interesante listar brevemente las propuestas e iniciativas de nuestro partido, veamos cosas concretas. Antes de que se entrara en momentos muy difíciles, en marzo, en conjunto con los partidos que componen la Unidad para el Cambio, se entregó una propuesta con medidas sanitarias, económicas y sociales, perfectamente viables, al Presidente Piñera. Fuimos y somos parte de promover la prevención por una cuarentena total o muy amplia, sabiendo que esa cuarentena tiene costos, y son que muchas familias quedan sin ingresos, todos los que trabajan informalmente, sobre todo, y planteamos el ingreso básico de emergencia para esa gente. Planteamos que ese apoyo estuviera por sobre la línea de la pobreza, es decir, superior a 400 mil pesos mensuales. Eso resolvía las provisiones alimentarias, sanitarias y no tener que salir a la calle. Esa propuesta requería financiamiento y dimos dos o tres soluciones. Una importante, y que sigue vigente, que la recogimos desde la CUT (Central Unitaria de Trabajadores), es el impuesto a los súper ricos, es decir, al 1% de toda la población, marcándoles un impuesto del 2.5% sobre su riqueza, que no los empobrece ni los deja fuera de la lista de los más ricos de Chile y del mundo. Y eso provocaría un ingreso al Fisco que resuelve problemas de este tiempo. También planteamos disponer de las utilidades de las AFP, no de los fondos de los trabajadores y sus ahorros, ni de los millonarios salarios de los gerentes, sino de las utilidades que son producto del dinero que ponen los trabajadores, para ser usados en enfrentar la pandemia. También reasignar el presupuesto de Defensa; Chile tiene el promedio más alto de gasto en Defensa de todos los países de América Latina, el promedio más alto de gasto militar en relación a nuestros vecinos, Chile tiene una lista de escándalos de corrupción de Carabineros y las Fuerzas Armadas con una pérdida tremenda de dinero. Planteamos, entonces, que se reasignen platas de Defensa, que además tiene un fondo que ahora se podría ocupar, al menos una parte, para gastos en Salud. Ahí tiene propuestas concretas. A parte de que compartimos lo señalado por economistas de que el Estado puede asumir un endeudamiento acotado en el exterior, usar ciertos fondos, hacer uso de recursos que existen. Tenemos una extensa propuesta económica, diversas iniciativas en el Parlamento, es cosa que quienes se interesen, empezando por el gobierno, las lean. Y la respuesta del gobierno es que los comunistas no hacen propuestas. Esa es una falsedad absoluta, es un uso abusivo del control mediático que tiene la derecha, el gobierno y los grandes empresarios. Lo que pasa es que los comunistas se atreven a hacer propuestas que tocan los intereses de los privilegiados, los multimillonarios, los súper ricos, y eso les molesta.

Gabriel Rojas Oyarce
Contador Público y Auditor
Licenciado en Auditoria
Dirigente PC San Fernando