jueves,23 mar 2017

Última Actualización:01:37:32 PM GMT

Tu estas en: Cultura

Cultura

El cielo se cae en la Parroquia San José de Chimbarongo

E-mail Imprimir PDF
altalt
Por Valeria Barahona

"Era el sacerdote más feliz del mundo cuando me designaron como párroco acá, ya que en el año 2006 estuve un tiempo como seminarista y me encantó la comunidad, el templo, Chimbarongo en sí", dice con los ojos brillantes el padre Robinson Piña. Todo era color de rosa para el sacerdote hasta la madrugada del 27 de febrero, cuando las cosas se vinieron a tierra, literalmente. La Parroquia San José de Chimbarongo, un edificio de 348 años de antigüedad, cedió ante el terremoto.
¿Por qué un pueblo, que apenas sobrepasa los 30 mil habitantes, se permitió tener una de las iglesias más antiguas del entonces Reino de Chile? Entre historiadores circula el mito de que según los planos trazados por Pedro de Valdivia, seguramente en conjunto con su alarife Pedro de Gamboa, Chimbarongo constituía el punto medio entre Concepción y Santiago. Justamente los dos polos que llenaban las preocupaciones de los conquistadores, ya que por un lado estaba la frontera con los mapuches al lidiarse la Guerra de Arauco, y por el opuesto, se encontraba la capital administrativa de la futura república independiente.
Esta leyenda encuentra asidero en el antiguo Hospital Nuestra Señora de La Merced (que hoy lleva el nombre de la comuna) de la misma época, motivo por el que puedo imaginar a las tropas cansadas provenientes del sur, con heridos a cuestas, que pasaban a esta suerte de oasis antes de arribar a la capital. Más de alguno se quedó en Chimbarongo, construyendo la base de una comuna que se apresta a conmemorar un nuevo aniversario.

UN RECORRIDO POR LA IGLESIA
La Parroquia San José, o lo que permanece de ella, fue edificada con la técnica por excelencia de las construcciones más tradicionales de nuestra patria: el cal y canto, que consiste en pegar los ladrillos con huevo, arena, y cal. Del mismo modo que los Tajamares del Mapocho, en Santiago, o la Sociedad Mutualista Juan Martínez de Rozas en Concepción. Junto al sacerdote de sonrisa amplia y ojos preocupados, camino por las ruinas del lugar donde numerosos chimbaronguinos realizaron sus sacramentos, dieron gracias a Dios, y elevaron sus manos al cielo solicitando buena cosecha. Ahí también comulgué por primera vez.
Explorar sus rincones es contemplar la herencia mora traída por los españoles a Chile, que habla a través de los arcos de medio punto empleados en ventanas y puertas, adornadas con vitrales quebrados reiterativamente por inclemencias naturales, razón que motivó al sacerdote anterior a colocar vidrios comunes de colores y cambiar las hermosas puertas talladas, y apolilladas, por portones de listones, dándole una apariencia más campestre al templo elevado para gloria de Dios y del imperio de Carlos V.
El interior era guiado por dos líneas de pilares bordeando el metro de ancho que separaban la nave central de sus costados, mientras que la bóveda formada estaba revestida de madera en colores pálidos como celeste y amarillo. Cuando niños disfrutábamos de las palomas emprendiendo vuelo en plena misa por los recovecos dejados en el techo, lo que conllevaba una pequeña lluvia de plumas y a veces algo más. Todo esto sobre el plano de una cruz que podía ser contemplada desde el aire.
Al entrar, el tradicional crucifijo pasa a segundo plano debido al espectáculo de colores que animan al destrozado altar de mármol de Carrara. Entre naranjos, verdes, lilas, y azules se vislumbran palmas, flores, ruedas de carreta, entre otros artículos propios del campo colchagüino, para mostrar en el medio a la Sagrada Familia. Todo esto es obra de Fray Pedro Subercaseaux, quien cuando dibujó este fresco aún no era religioso, en 1949. Pero las paredes siguen vestidas de mitos, hablando de que las pinturas utilizadas fueron creadas en base a pigmentos minerales con clara de huevo.
Pero el terremoto acaecido recientemente no fue el primero en dañar la Parroquia San José de Chimbarongo, ya que en 1906 perdió su campanario, y más tarde, con el sismo de la década del 60, las instalaciones destinadas a la escuela parroquial cedieron dejando los edificios ubicados a ambos costados del templo con sólo un piso. Esta vez quedaron intactas, albergando ahí salas destinadas a catequesis, velatorio, salón de eventos, estudio de radio, y residencia del sacerdote.
    "Ahora la tarea es reconstruir todo esto, para lo que esperamos la suma de corazones desinteresados que cooperen con la obra", afirma con esperanza el padre Robinson Piña. Igual como cuando empezamos, en 1662./

Productores de olivo conocerán nuevas tecnologías para el manejo de sus huertos

E-mail Imprimir PDF
altA través de Programa de Difusión Tecnológica en la Región de O’Higgins:

A partir de la década de los 90 la producción y exportación de aceite de oliva en nuestro país ha crecido sostenidamente, debido a la fuerte expansión  de la superficie cultivada. La Región de O’Higgins ha llegado a poseer más de 2.300 hás, constituyéndose luego de Atacama y el Maule, en la Tercera Región a nivel nacional en relación a su superficie productiva.
Si bien, los huertos se han establecido considerando tecnologías adecuadas y los productores han hecho grandes esfuerzos en el manejo de sus huertos, persisten problemas como la baja producción, irregularidad del tamaño de los árboles, añerismo, fallas en la poda, el riego y la nutrición, junto con un control deficiente de plagas y enfermedades. 
En vista de estos problemas, COPEVAL DESARROLLA está ejecutando un Programa de Difusión Tecnológica (PDT) para incorporar las mejores prácticas en la producción de olivos en la Región de O’Higgins, abordando manejos productivos de manera integral, es decir, en cuanto a riego y nutrición, manejo del follaje y aspectos fitosanitario, además de acercar los procesos productivos a los olivicultores de la Región a través de la difusión de experiencias y adopción de tecnologías de producción desarrolladas en los principales países productores de olivas.
El programa contempla la realización de diferentes actividades a partir del mes de abril próximo, como talleres, seminarios, asesorías de especialistas, charlas de expertos y días de campo, logrando con ello optimizar los niveles de producción en sus predios, mediante la adaptación y adopción de nuevas tecnologías y prácticas culturales a las condiciones locales de la región; así también, reducir al máximo los costos asociados, conjuntamente con mejorar sus estrategias de marketing, lo que permitirá a los productores diferenciar y optimizar el posicionamiento de sus productos. 

CONOCIMIENTO DE NUEVAS METODOLOGÍAS DE TRABAJO
En este sentido, Claudio Córdova C., Ingeniero Agrónomo de COPEVAL DESARROLLA, a cargo de la transferencia técnica en este programa, ha podido conocer in situ la realidad de la industria olivícola en España, gracias a una pasantía realizada en las zonas productoras de olivo de Córdoba y Jaén, pertenecientes a la comunidad autónoma de Andalucía, mediante la cooperación del Departamento de Olivicultura del Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria, Alimentaria y de la Producción Ecológica (IFAPA). Esto, con el objetivo de conocer nuevas prácticas en el manejo del riego desarrolladas en ese país para el manejo del olivo y su metodología de desarrollo.
Así mismo, el profesional destaca que “La realidad productiva de ellos con más de 500 mil hectáreas es muy distinta a la chilena, en donde en general los productores se enfocan más al volumen y no tanto a la calidad, sin embargo, todo el desarrollo que han realizado en relación al control del estrés hídrico, mediante riego deficitario controlado, permitiría mejorar la situación del cultivo en varias zonas productivas de nuestro país. Además, no es solo agua lo que se ahorra, también se mejora la eficiencia en la entrega de nutrientes, y se controla el desarrollo vegetativo de los árboles, por lo que en el corto plazo el beneficio sería la disminución de costos”.
Por su parte, Miguel Letelier, Jefe Zonal de COPEVAL DESARROLLA, enfatiza que la realización de este programa es de suma importancia, ya que “Actualmente no todos los productores tienen acceso a este tipo de información, en donde las tecnologías serán presentadas en terreno, y también por medio de talleres conjuntamente con la realización de otras actividades. Todo esto cobra real trascendencia si consideramos que en nuestro país los productores agrícolas tienen escaso acceso a las tecnologías de producción disponibles, con una insuficiente incorporación de tecnologías en los procesos productivos y una escasa formación de recursos humanos ligados al rubro. Además, mediante este programa en particular los productores participantes lograrán acercarse unos a otros y compartir en terreno sus experiencias, lo que para ellos tiene un significado mayor”.
Letelier enfatizó además, en que la actividad olivícola en nuestra región se ve enfrentada al desafío de elevar su nivel tecnológico, con el objetivo de mejorar su competitividad junto a la calidad de su oferta, y de esta forma, elevar sus niveles de rentabilidad, por ello también, las actividades dirigidas al marketing del producto que adicionalmente este programa llevará a cabo, permitirá a los productores conocer plenamente las preferencias de sus mercados objetivos, llegando a ellos de un modo eficaz, y así satisfacer los requerimientos de sus clientes y consumidores en general./

Realizan acuerdo para recuperación de iglesias patrimoniales

E-mail Imprimir PDF
Un catastro y reorientar hacia una mejor oferta turística para la restauración de los monumentos afectados por el Terremoto, fueron algunas de las conclusiones de la reunión entre representantes del mundo público y privado.

Crear conciencia en los ámbitos público y privado en pro de la reconstrucción, realizar un estudio y catastro del daño patrimonial, y comenzar con la restauración visualizando el concepto turístico de manera integral, fueron las principales conclusiones de la reunión sostenida entre representantes de diez municipios de la provincia del Cachapoal, empresarios del turismo, y miembros de la Agencia Regional de Desarrollo Productivo de la Región de O'Higgins, entre otros asistentes.
La jornada permitió identificar cuáles son las principales acciones a seguir para recuperar las iglesias devastadas tras el terremoto del 27 de febrero, y que también padecieron los efectos de las réplicas que registraron epicentro en la Sexta Región, el pasado jueves.

VALORIZAR EL PATRIMONIO CULTURAL
Para el consejero regional y presidente de la Comisión de Fomento e Internacionalización de la Región de O'Higgins, Fernando Verdugo,  es necesario valorizar el patrimonio y su entorno campesino con las construcciones de adobe y líneas arquitectónicas establecidas que le dan identidad a este territorio.
"Hay que poner todo esto en valor, y cuando la autoridad evalúe cuáles serán las acciones prioritarias, obviamente eso va a estar encima de la mesa, y por eso debemos dar un paso adelante en situaciones que tienen que ver con la reconversión de la comunidad.
Indicó que es necesario mantener las comunas con el diseño de construcción que tienen actualmente, para evitar que los terrenos desocupados sean utilizados para la instalación de megaempresas.

"RENACER Y REORDENAR"
La presidenta del Comité Gestor del cluster de Turismo, y gerente general del Hotel Termas de Cauquenes, Sabine Acklin, aseguró: "Es sumamente importante que se conserve el patrimonio que quedó el pie, y que se trate de reconstruir lo que queda, mezclándolo con lo moderno y con nuevas tecnologías".
Además, señaló que el proceso de reconstrucción puede servir para "renacer y reordenar" ciertas cosas relativas a la oferta turística.   
Patricia Carreño, directora de Desarrollo Comunitario de la Municipalidad de Requínoa, sostuvo: "Uno de los temas que nos interesa como municipio y como comunidad, es el turismo, y aquí se ha planteado algo muy positivo que tiene que ver con catastrar las edificaciones antiguas, y la idea es repararlas y no generar más daño del que ya tenemos".
Por su parte, la encargada de Cutlura y Fomento Productivo de la comuna de Coínco, Marina Tonelli, manifestó que los daños provocados por el terremoto, no deben llevar a perder "Todo lo que es este patrimonio cultural que es un potencial turístico y productivo de nuestra región. Lo principal es hacer conciencia en los alcaldes y en las autoridades para tratar de conservar y no derribar nuestro patrimonio y así poder recuperarlo después de esta catástrofe"./

Buscan recuperar el patrimonio arquitectónico en la Región de O'Higgins

E-mail Imprimir PDF
altReunión con alcaldes pretende dar el primer paso en la recuperación de iglesias históricas de la zona

"Conocimiento y Valorización del Patrimonio Cultural y Turismo Rural" es el nombre de la iniciativa impulsada por el cluster de Turismo de la Agencia Regional de Desarrollo Productivo de la Región de O'Higgins, y que permitirá reunir a los municipios de la provincia de Cachapoal, para iniciar las acciones tendientes a recuperar las iglesias afectadas.
Ayer martes, el director ejecutivo de la Agencia O'Higgins, Jaime Arancibia, junto al gerente del cluster de Turismo de Identidad Cultural y Patrimonial, Sergio Roldán, los alcaldes o representantes de las municipalidades, abordaron la problemática surgida a raíz del terremoto que azotó la zona central del país, y que dejó con daños considerables varias estructuras con una alto valor histórico para la Región.
En la oportunidad, se consideró la posibilidad de hacer una evaluación previa efectuada por un grupo multidisciplinario de expertos, para buscar una alternativa que permita restaurar en la mayor medida posible estas reliquias arquitectónicas, subsanándolas desde el punto de vista arquitectónico, para que  éstas mantengan sus líneas de diseño original./

Página 217 de 217